© 2019 por Antonia Portalo Sánchez

  • Facebook Clean
  • Blanco Icono LinkedIn
  • YouTube - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • antoniaportalo

Palidece el mundo y se derrumba...

Cae la lluvia detrás de mi ventana, palidece el mundo y se derrumba empapando en odio y violencia la sinrazón.

El hombre, que necesita ser guiado, se aferra a un grupo, y este en muchas ocasiones obedece al adalid equivocado. Se olvida que él nació libre en un universo infinito y sin fronteras, que es una pequeña gota de lluvia en la inmensidad del mar, y sin embargo posee todo lo mejor que nadie jamás le pudiera regalar.

El hombre que brotó cuál semilla del interior de la madreTierra y recibió todo el alimento de ella, se hizo grande, adolescente rebelde, en ocasiones desagradecido y destructor. No supo valorar el paraíso, compartir con su hermano los frutos salidos del corazón. Apenas la empatía visitaba su mente,... y el egoismo la invadió. Solo yo y los míos, los demás no...Solo los que piensen como yo.

Entonces llegó la guerra y el enorme monstruo negro tiñó el mundo de sombras, todo se oscureció. El llanto deshizo la risa, el hambre se alimentó de más odio y rencor. El caos y la barbarie salieron a conquistar las calles y a ellos se les unió la destrucción.

En medio de tanta miseria y dolor un pequeño, aún inocente, se pregunta qué es lo que pasó. Cómo es posible que el hombre no entienda que el mundo es hermoso y que la vida es un don. Que estamos aquí por algo y para algo; que venimos de paso a dejar, de nosotros, lo mejor.

Su mirada recorre las calles regándolas con lágrimas de lluvia clara y transparente como el amor, que quieren limpiar el mundo de nuevo y cubrirlo de esperanza para conseguir un futuro mejor.

Pintando palabras.

Portalo

43 vistas