• antoniaportalo

Tu memoria, la historia de un pueblo.






Aún guardan su luz añeja los colores sepia que se diluyen en el recuerdo de un tiempo pasado que precedió nuestra esencia.

Ellas, valientes nuestras madres y abuelas, donde las hubiera, amanecen cada día repletas de fuerza. Cuidan de sus hijos, administran la pobreza, que no les falte un trozo de pan ni pasen frío,... antes, ¡que yo me muera!

Las mozas lozanas marchan a por agua a la fuente vieja... cántaros en el cuadril, rodillo y "ruillón"... entre cánticos y risas pasan la mañana, y a ratos sueñan amores, entre aromas de primavera y el deshojar de las flores.

Al alba, los "segaores" marchan a los trigales dorados repletos de espigas y flores. Bajo un sol de justicia trabajan exhaustos curtiendo su piel morena, con el sudor de su frente ganan el pan día a día,... Y la hoz, cuchilla hiriente, prolonga sus manos contra el hambre cortando de entre la paja un pedazo del fruto de la simiente.

Mientras, las madres continúan incansables sus faenas interminables,... ahora toca lavar la ropa en el río, después zurcir, más tarde hacer el puchero,... así hasta que la noche cubre con su manto al pequeño pueblo.

Entonces el tiempo ocurrió implacable, destiñó los campos, enterró la infancia, ...Soplaron mil vientos traidores arrastrando el presente hacia la nada, borrando recuerdos cercanos, olvidando a sus hijos del alma...La soledad acaparó su mente y desenterró su mundo incompatible con la realidad,...aquí tú ya no estás!

Ahora su mente proyecta imágenes de antaño que invaden su presente entre cánticos de infancia y reclamos intermitentes.

-¿Me llevas a mi pueblo?... Quiero ir con mi gente, mi madre me espera. Tengo que ir a la escuela.

La niña volvió, siempre niña; lo demás se olvidó, es inexistente. Allí está su madre yendo por agua con el cántaro en la cabeza,... de su mano va ella. Más allá juega entre risas y gritos,...con sus hermanos corretea. Ahora busca su casa, el cortijo donde pasó su infancia. Allá van los pastores con el ganado recorriendo la sierra.

Sin embargo, todo desapareció, ya nada encuentra... ¿Dónde está mi madre?... quiero ir con ella. De vuelta a su escuela la maestra le pregunta y ella canturreando contesta...

Mientras las agujas del punto tejen rítmicas tu irreal presencia, me pregunto; quién seré yo a tu lado,...pero nadie contesta.


Pintando palabras

Portalo

0 vistas

© 2019 por Antonia Portalo Sánchez

  • Facebook Clean
  • Blanco Icono LinkedIn
  • YouTube - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram