© 2019 por Antonia Portalo Sánchez

  • Facebook Clean
  • Blanco Icono LinkedIn
  • YouTube - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram

soberbia

volver

Ya desde la creación aparece la soberbia como el principal y más grave pecado.


El primero en desafiar a Dios es Lucifer, ser creado de luz, su orgullo desmesurado no le permite doblegarse ante Adán, surgido del humilde barro. Se revela contra el ejército de Dios, siendo derrotado y cayendo a los infiernos.


No desistirá en su empeño de corromper a su envidiado enemigo Adán, ofreciéndole la manzana del mal a través de su compañera Eva. Ellos también sucumben al deseo de controlarlo todo, incluso por encima de Dios, su creador.


La soberbia, el deseo desmesurado de ser el más importante y valorado a costa de todo, sin importar el precio, se ha dado en el ser humano a lo largo de la historia. Los principales tiranos  surgen de este instinto de posesión y control absoluto de todo, de este afán de poder inmensurable. Ellos se consideran "el único dios”.


Dante, en  la Divina comedia, baja a los infiernos acompañado del poeta Virgilio, y observa como es el castigo de los soberbios, ellos van cargados de pesos  en sus espaldas, que les impiden incorporarse y levantar la mirada. Permanecerán eternamente agachados espiando su pecado.


El ajedrez representa en mi obra el afán de poder, el rey domina a todos, los demás caen a su alrededor.
La humildad es  la virtud contra este pecado, aunque sí es cierto, que el esfuerzo y las ganas de crecer y superarse,  se consideran también virtudes necesarias en el ser humano, siempre que no supongan pisotear al compañero para conseguirlo


Aunque todas las religiones y culturas contemplan los pecados capitales, no en todas se les trata con la misma importancia. Son instintos en el hombre necesarios e inevitables, que le ayudan en algunos casos, pero que como tales debe aprender a controlar.

@ Antonia Portalo Sánchez

volver